domingo, junio 28, 2009

El futuro del libro digital (I)

Javier Candeira ha escrito un inspirador artículo sobre el libro electrónico 'El verdadero avatar del libro electrónico' del que merece la pena entresacar un par de ideas:

El economista austríaco Joseph Schumpeter acuñó la expresión “destrucción creativa” para referirse a las consecuencias de la innovación radical en una sociedad de mercado. Esta descripción se aplica especialmente bien a las consecuencias sociales del cambio tecnológico. Cuando se cita a la imprenta de tipos móviles de Gutenberg como uno de los inventos cruciales en el progreso de la humanidad, no sólo se está celebrando una tecnología que dio lugar al Renacimiento y, de rebote, a la Ilustración, la Revolución Industrial y al mundo moderno. También se recuerda a la máquina que acabó con los Scriptoriums medievales, llevándose con ellos los manuscritos iluminados, los grandes libros de pergamino… terminando incluso con la primacía en Europa de la Iglesia Católica.
O dicho de otro modo, el progreso es cambio, y el cambio es crísis: sustitución de viejos modelos obsoletos por otros nuevos que se adaptan mejor a la nueva situación económico-social. Además, estos cambios suelen provocarse de forma abrupta y normalmente mediante un conflicto entre las "viejas estructuras" (aquellos que tienen miedo al cambio y no quieren adaptarse) y los que sí se adaptan y abrazan el cambio, que serán los encargados de formar las "nuevas estructuras" que las sustituirán.

La imprenta y el libro de papel fué en su día parte de un cambio revolucionario que acabó con profesiones, organizaciones, e incluso alteró el modo de entender la vida. ¿Acaso no hubo una oposición contra el libro y todo lo que traía consigo? Por supuesto, ¿que otra cosa sino es la Contrarreforma y el Index Librorum Prohibitorum? Pues aquellos que en su día eran los revolucionarios, ahora les ha llegado el turno de ser los reaccionarios, y como tal reaccionan contra el libro electrónico.
Es pronto para decir cómo será la edición del futuro, post-Internet, post-libro electrónico, post “veinte minutos en el futuro“. Lo que sí que está claro es que no será como hasta ahora. Los automóviles no son carruajes de caballos tirados por motores controlados por riendas y que abrevan gasolina. El cine no es teatro filmado con una cámara en una butaca. El grueso del negocio editorial no consistirá en empresas que fabrican “ejemplares” digitales, vendidos a tanto la copia, y pagados a tanto menos al autor. Este modelo quedará reservado para fenómenos marginales, de lujo, de culto. Tanto las empresas editoriales como los propios géneros literarios (o no literarios: la edición es mucho más que literatura) serán irreconocibles dentro de veinte, cincuenta años, si es que siguen existiendo.
Tal vez sea pronto para saber a ciencia cierta cómo será la edición del futuro. Pero desde luego sí que podemos especular, hacer prospectiva sobre ello. Entre otras cosas, porque la formación de lo que serán los cimientos de dicha edición futura es ahora. Podemos ver brumoso el final del camino, pero desde luego que vemos claramente el arranque del mismo, y la dirección que toma.

Por eso mismo, el otro día lanzaba un globo sonda en Twitter:
Tiene toda la razón @franontanaya, si las editoriales no quieren pillarlo, entonces que sean otros los que lo hagan. http://bit.ly/Gu8NV

Pero como es aburrido estar todos los días escuchando lo mismo, o estar replicando todo el día aqui y allá, voy a lanzar una idea loca.

❶ Escribimos cada uno (el que quiera, claro) un artículo sobre cómo creemos que debe funcionar el futuro mundo del libro digital.

❷ Se recopilan todos en un "libro digital" (PDF, epub, etc) y se pone disponible libremente para el que lo quiera leer con una licencia CC.

Donde digo artículo, quiero decir mini-ensayo. No estoy hablando de escribir 40 páginas, pero tampoco 6 párrafos.

Desde luego en mi streamline habéis tuiteado material de sobra para hablar largo y tendido sobre el tema.

Y también es interesante contar con diferentes puntos de vista, que los hay.
La idea, al menos por mi parte, es intentar hacer un todo coherente con la multitud de ideas dispersas que he ido leyendo o escribiendo por ahí. Pero como uno está limitado y condicionado por su propio pensamiento subjetivo, se me ocurrió que sería interesante leer lo mismo de otras personas interesadas en el mismo tema, y más informadas que yo. Para rematar, se puede unir todo y, como decía Machado, "hacer camino al andar". Y esa es, en esencia, la idea. Que están invitados a comentar, incluso a participar en su elaboración.

2 comentarios:

Miguel Angel dijo...

Cómo curiosidad, y sin recurrir a tan altos laureles como los de Machado, dejo aquí esta perla que muestra cómo cambian los mercados.

En éste caso, el mercado rolero, del que ya sabes que ando metido investigando como cambiarlo desde la base.

http://paizo.com/pathfinder/pathfinderRPG/v5748btpy88yj

Rompiendo moldes, un libro de rol de un juego básico, que en papel costará 50$, pasa a valer 10$ en pdf.

PD: Aún lejos de los 6$ / 0$ que tenemos en RyF ;)

Javier Cantero dijo...

A mí me parece normal que los segmentos más caros (y el rol lo ha sido) sean los primeros que hacer la transición por narices. Que 50 dólares son muchos dólares (y sólo es el libro básico) para algo orientado a un mercado que, como media es bastante joven, y por lo tanto con un poder adquisitivo limitado.

La gente más veterana ya tenéis vuestras filias y fobias respecto a los sistemas ya existentes, y no es fácil que cambiéis -hablo en términos generales-. Así que cualquier "nuevo jugador" no puede aspirar a entrar a competir, salvo con precios contenidos.

Esto que he explicado con el rol, irá trasladándose a otros segmentos a medida que los costes de la edición de papel sean cada vez más inasumibles.