sábado, julio 01, 2006

Leido: Harry Potter y el misterio del príncipe

Con cuatro meses de retraso desde la fecha de lanzamiento en castellano (y casi un año de la versión original) le llegó el turno a Harry Potter y el misterio del príncipe. O si prefieren ser fieles al original, "Harry Potter y el príncipe mestizo". No sé si tiene mucho sentido hacer un comentario con tanto retraso[1], sobre todo cuando ya han corrido ríos de bits (el fenómeno de Harry Potter, sin Internet, no se entendería). Pero desde luego no va a haber muchas oportunidades más: el año que viene[2] la saga, para bien o para mal, terminará, y eso significa que queda ésta única oportunidad (de comentario) antes de dar por concluida la historia definitivamente, cuando poco se podrá especular ya.

Mi impresión sobre el esta sexta entrega es que es un libro de transición. Rowling ya anunció que los dos últimos libros conformarían el desenlace de la trama, y la historia tiene un indefectible aire de preparación para el "apoteosis" definitiva del septimo. Realmente, hasta los últimos capítulos, ocurren en él pocas cosas dignas de mención. La autora pasa de puntillas por todos los clichés de la saga (la estancia en la casa de los Dudsley, la estancia en la de los Weasley, visita al callejón Diagon, viaje a Howgarts, etc, etc) y en general evita sus típicas "disgresiones", que tan bién le servian en anteriores volúmenes para dar ambientación con nuevos aspectos del mundo mágico y para meter de rondón detalles importantes de la trama (mezclados con los de subtramas secundarias y los imprescindibles red herrings de despiste).

Tampoco hay grandes revelaciones de la trama general que dejen al lector patidifuso. Ni siquiera el "misterio principal" (el que da titulo a cada libro, que en este caso es la identidad de dicho príncipe) tienen tanto peso como en otras ocasiones. Rowling simplemente nos revela dos cuestiones (que son una) que ella misma planteó antes de la salida de este tomo: ¿Por qué no murió Voldemort al rebotarle el hechizo con el que intentaba acabar con Harry? Y ¿por que no trató de acabar Dumbledore con Voldemort al final de la Orden del Fenix? La resolución de este misterio es el hilo conductor del Príncipe Mestizo, donde, mediante flashbacks que van profundizando en la historia pasada de Lord Voldemort, Dumbledore va a ir descubriendo junto a Harry el gran secreto del Señor Tenebroso.

Todo ello se traduce en un libro mucho más breve que los dos anteriores: seiscientas páginas que no dan para mucho con tanto flashback, y que termina con un cliffhanger (con un "continuará") tan enorme que uno no puede de dejar de sentir que es una novela incompleta. Cosa diferente de lo que había hecho la autora hasta el momento, donde cada libro sigue al anterior en la trama general, pero tiene una trama única con principio, nudo y desenlace propios.

Y por último, aunque ya he contado demasiado (seguramente todos lo habéis leido, pero esto es Internet, y siempre puede llegar un despistado), decir que el final del libro ha levantado ampollas entre los fans, debido a la muerte de un importante personaje. En otros libros también ha habido muertes, pero es que la escala ha ido subiendo notablemente. Y si ya en el anterior hubo bastante polémica y especulaciones sobre el retorno del fallecido, en este sexto libro hay incluso páginas web dedicadas exclusivamente a negar el hecho y darle la vuelta a la interpretación de los últimos capítulos con en fin de justificar un "retorno" en la novela conclusiva.

El asunto no es tanto que sea un duro golpe para los "buenos" como las malas sensaciones que crea entre los pottermaniacos. Al fin y al cabo, la gran incognita de la serie no es si Voldemort será derrotado y muerto definitivamente (lo damos por supuesto), sino si Harry Potter sobrevivirá a ello. En un libro infantil no parece muy de recibo cargarse al héroe, pero llegados a este punto, difícilmente se puede hablar de serie infantil, y también difícilmente se puede negar que la autora tenga arrestos para cargarse al personaje que sea. De hecho, si seguimos la progresión lógica, habría que temer lo peor.

Si se quieren más argumentos a favor de la teoría fatídica, podríamos decir que Rowling seguiría la estela de otro famoso escritor escocés: Sir Arthur Conan Doyle. Este, cansado de que su celebérrima creación literaria, Sherlock Holmes, le impidiera escribir sobre otros temas que consideraba "más serios" (sic), lo hizo precipitarse por las cataratas de Reinchenbach en el relato "El problema final". El clamor del público fue tal[3] (su propia madre le llegó a escribir una carta exigiéndole que lo devolviera a la vida) que, años más tarde, arrepentido, volvió a "resucitar" al personaje[4]. Otro famoso escritor que "mató" su personaje para evitar apócrifos fue Cervantes con su Quijote. En general, la tentación de acabar de un plumazo con las presiones de un octavo libro de la saga, y de paso de continuaciones (permitidas o no) por parte de otros escritores podrían ser más tentadora que el Reverso Tenebroso de la Fuerza...

La teoría optimista se apoya en el apoyo entusiasta de miles --millones-- de jóvenes seguidores de la serie, que no aceptan ni en pintura un final como ese. De hecho, dudo que la editorial, así como el resto de la parafernalia comercial alrededor del fenómeno de Harry Potter --especialmente a los productores de las películas--, les hiciera mucha gracia ofender a los fans y matar de paso a la gallina de los huevos de oro. Aunque eso no parece que sea cortapisa suficiente para alguien como J. K. Rowling.

Por supuesto, hay razones más objetivas para pensar que no va a acabar con la vida del pobre chaval. Para empezar, a mi me parece que plantearía ciertos problemas de coherencia, tanto interna de la trama como del propio mensaje que quiere transmitir. Tendría que ser una muerte absolutamente necesaria --diría que imprescindible-- y carente de cualquier atisbo de arbitrariedad por parte de la autora para no estar fuera de lugar. Y eso no es tan fácil de hacer. Otro argumento es más retorcido: a Rowling le gusta desconcertar. Siempre lo hace en sus libros, poniendo pistas falsas que lleven la senda de tus pensamientos por el camino equivocado para luego sorprenderte en el último momento con un giro radical (típico de la novela de misterio y detectives, pero que no es tan fácil de hacer[5]). Sus declaraciones suelen ser deliberadamente confusas, y las más recientes apoyarían la teoría fatídica, pues dijo "que dos personajes importantes que iban a sobrevivir, definitivamente morirán, y otros que iba a morir no lo hará". A mí, como ya me ha engañado muchas veces, cualquier declaración ambigua me suena más a lo contrario de lo que parece querer decir. Es decir, que me da en la nariz que está metiendo miedo (además de creando expectación) intencionadamente para que todos nos temamos lo peor, y luego, en el último momento, darle la vuelta a la tortilla milagrosamente. Y todos con el corazon encogido claro, hasta el suspiro final de alivio.

Hay una tercera teoría, que podríamos llamar la hipótesis frodiana (que no freudiana), en la que Harry Potter, como le sucede a Frodo en El Señor de los Anillos, se salva, pero a cambio de un alto precio que le impide disfrutar de su victoria. Es decir, hay un precio, pero no hay el escarnio definitivo de la muerte para con el pobre héroe protagonista. Así la historia tendría una salida airosa (y que impide nuevas prolongaciones artificiosas). Sería una solución ideal... si no fuera porque precisamente ya ha sido utilizada en la novela más famosa de todo el género fantástico. Y dudo mucho que a Rowling le haga gracia quedar como una mera imitadora más, carente de imaginación para elaborar una nueva vuelta de tuerca para la vieja escena del enfrentamiento final entre el bien y el mal (esperemos que tampoco se saque un Darth Vader de la manga). Y es que la sombra de Tolkien es muy alargada...

Lo lógico, desde mi punto de vista, es que sea la generación de mayores los que carguen con todo el peso de la desgracias por venir, para dejar a la generación joven el legado "de un mundo mejor", a los que transmitirían también el testigo de ser los "guardianes del bien" (en este caso la Orden del Fénix o algo similar). Como dice en algún momento Snape, el mal es un monstruo de muchas cabezas, que cuando acabas con una, surge una aun más poderosa. Y el acabar con Voldemort no significa que se acabe con el mal definitivamente. Este es un escenario lógico, porque da un mensaje de la vida como un elemento cíclico, pero también aporta esperanza. Pero me temo que también es un mensaje lo suficientemente empleado como para que Rowling intente esquivarlo.

En definitiva: que nadie tiene ni puñetera idea de lo que va a pasar. Por muchas vueltas que se le dé. Y ahí es donde está toda la gracia de la saga de Harry Potter. En que confunde por igual a sesudos comentarisas e inocentes lectores. :-P


--
[1] pero es que toca cuando toca, porque en realidad son un regalo del que luego me aprovecho ;-)
[2] algunos dicen que el 07/07/07, por eso de que siete es un número muy importante dentro de la magia, según se cita en este mismo libro (también puedes consultarlo a cualquier cabalista, je)
[3] sí, los fans ya existían en la época Victoriana
[4] Afortunadamente, Doyle se había cuidado muy mucho de describir directamente la muerte de Holmes. En realidad fue una deducción de Watson, y ya sabemos que Watson no destacaba en estas lides... Así que no le costó demasiado buscar una excusa para explicar la reaparición del detective.
[5] A mí desde luego me consigue engañar con regularidad, cosa que os aseguro que no es fácil. Por ejemplo, en el primer momento que apareció el malo de "El código da Vinci", deduje que era él. Sí, ya sé que no es meritorio, que el libro es, desde el punto de vista detectivesco, más sencillo que el mecanismo del botijo, pero también sé que hay mucha gente que se sorprendió del final. Si Doña Agatha levantara la cabeza...

7 comentarios:

Vampirus Chilensis dijo...

Amigo, creo que esta escritora británica, esta cayendo en una crisis sicológica que se manifiesta en las últimas historias, cada vez más oscuras y desalentadoras.

Lamentablemente, veo que el final será el menos deseado, pero quedará justificado bajo un aspecto que todos los seguidores lamentamos en la vida de Harry, y es que nunca ha sido feliz.

Pronostico que en el combate final, Lord Voldemort vencerá a Harry Potter y le dará muerte, pero como ambos estan unidos por una fuerza desconocida, Lord Voldemort descubrirá que la vida de Harry estaba unida a la de él y que la muerte de este joven heroe, también significa que se ha quitado la vida a si mismo. Ambos moriran.

La sensación positiva de todo ésto, es que por fin Harry podrá reunirse con sus padres y ser feliz.

eva potter dijo...

pero inevitablemente, Harry morirá. Es un Horcrux...eso es lo más claro k se saca del sexto libro. Y si no, xa qué puñetas necesita Harry saber todo el rollo de los horcruxes cuando los podia haber destruido Dumbledore? porqué necesita saber quien es, y que es lo que le une a voldemort: un trozo del mismo Voldemort. eso queda claro en el 3o libro cuando se sabe que Lily pudo sobrevivir al ataque. Pero James no. Porque necesitaba matar a alguien xa hacer un horcrux!

Javier Cantero dijo...

Dos de dos a favor de la teoría fatalista. O:-)

eva, tratar de deducir la decisión final a partir de elementos de la trama entra en el terreno de la pura especulación. En el mundo de Harry Potter, Rowling es la que crea las reglas (la Diosa), así que ella siempre puede inventarse algo para justificar tanto salvarlo como eliminarlo (por ejemplo: que Harry sea un Horrocrux es una mera conjetura sin demostrar, pero aunque la diéramos por buena... ¿no se puede imaginar Rowling algo con que salvarlo a pesar de todo? Seguro que sí, si quiere...)

Yo me lo planteo como los crímenes de las novelas de detectives: hay que encontrar el motivo, el medio y las oportunidad. Solo que la autora tiene todos los medios y todas las oportunidades, por el mero hecho de serlo. Así que lo único que nos queda es preguntarnos por el motivo.

¿Tiene motivos Rowling para desear acabar con Harry Potter, o tiene más motivos para dejarlo vivir? Esa es la pregunta que yo me hago más arriba, y ese es el prisma bajo el cual deben leerse las deducciones que hago. Y la verdad, puede tener fuertes motivaciones en ambos sentidos, así que es difícil de decir.

Sin embargo, hay una cosa que me mosquea, y es que a J.K. Rowling le encanta "engañar" a sus lectores. Así que si está convenciendo a todos de que el final va a ser malo, no sé si es para amortiguar el golpe, o para sacarse de la chistera un (inesperado) final feliz.

Anónimo dijo...

yo lei harry potter 6 por primera ves en una noche y en cada libro todo se va poniendo mas oscuro.me parece q en el septimo harry se va a morir en manos de voldemort y q ginni se va a morir de tristesa.ron y hermione se van a casar, van a tener hijos,etc.

Anónimo dijo...

el mismo usuario anonimo dice:j.k.rowling tambien se va a morir.pero de desesperacion

Javier Cantero dijo...

Se me ocurre algo aún peor, que quede el final abierto: un hechizo que lo haga desaparecer pero sin que se sepa que ha pasado realmente, si ha muerto o no, o donde ha ido. Entonces sí que iba a haber cabreos, jejeje.

Anónimo dijo...

Si va a morir Harry Potter va a ser un final MUY tonto NI SIKIERA LA VOY A MIRAR je,je,je espero q no pase eso.