jueves, junio 22, 2006

Wikipolémica

Estando como estamos en plena polémica, está de moda hablar de la Wikipedia. Por suerte, en esta bitácora nos adelantamos a los acontecimientos:

Incluso tengo otro largo comentario al respecto en Libertonia de la misma época.

¿Que qué quiero decir con esto? Aparte de tirarme el pisto :-P, que no hay nada nuevo bajo el sol. Que este proceso viene ocurriendo desde hace tiempo (si leéis el primero de los enlaces tiene plena vigencia ¡y tiene más de año y medio!) sin que haya creado polémica alguna, y ahora, de repente ¡salta el escándalo!

Me extrañó ese especie de ¡a las barricadas! que fue l ¡Que nos borran a Pjorge!, pero no le dí mucha importancia (no más que soltar una pequeña sorna). Di por hecho que entre gente civilizada se llegaría a una feliz conclusión. Pero que lejos de arreglarse, un mes después me encuentro que el asunto no sólo colea, sino que es como una bola de nieve que va adquiriendo proporciones más gigantescas.

Me gustaría hacer un llamamiento a la calma, y a tratar los conflictos con la seriedad que se requieren. La gestión de un proyecto como la WP no es un asunto trivial (como algunos quieren hacer creer) y en la Wikipedia en español no contamos con un Jimbo Wales o un Linus Torvalds que haga el "trabajo sucio" cuando las cosas pintan mal. Así que toca el camino difícil de sentarnos todos y ponernos a pensar en soluciones, no en la manera de querer tener la razón a toda costa. En ese objetivo y no en otro, pondré mi empeño. De momento, estas son mis intervenciones:
  • La relevancia en tiempos de abundancia en la bitácora de fernand0. En esos comentarios intento mostrar que el asunto es lo suficientemente complejo como para que las soluciones sencillas no sean las más adecuadas. También intento desmontar brevemente el mito de la "abundancia" (pero hay que ampliarlo).
  • Matar la Wikipedia, en el blog de Psicobyte. Ahí hablamos del asunto de la relevancia y también de la percepción "dentro-fuera" que hace falta romper.
  • También tengo un pequeño comentario en meneo del artículo anterior, acerca de los problemas de los sistemas de votaciones.
Seguiremos con el asunto. Si el tiempo lo permite.

3 comentarios:

JJ dijo...

La verdad, aquello no fue un "a las barricadas". Tuvo también un punto de cachondeo, porque no me pensaba que la gente empezara a tomárselo tan en serio como para provocar eventualmente un cambio de las reglas del derecho al voto. En todo caso, el "a las barricadas" fue la respuesta a ese llamamiento, y me parece que la respuesta fue la peor posible: ataques personales, abrir diferentes frentes (Mercé Molist, hast al pobre Manolo Kabezabolo le ha llegado su turno)... en fin, que tienes razón, que es triste que no haya un Jimbo Wales que meta por vereda a los bibliotecarios ya los bibliotecarios wannabes.

Dodo dijo...

Una consecuencia curiosa es que se ha ampliado cierta propuesta de política (desde la Wikipedia inglesa, no vayan a pensarme mal) para intentar lidiar con estos casos.

Eso sí, ¿por qué hay que "meter en vereda a los bibliotecarios"? ¿No habría que meter en vereda a los que intentan convertir el proyecto de crear una enciclopedia en otro medio de promoción (propia o amiga)?

Javier Cantero dijo...

Interesante, Dodo. Sin embargo, tengo que decir que "(considerar) como altamente inapropiado o inaceptable anunciar externamente artículos de Wikipedia que están siendo debatidos" me parece un exceso de celo. Y además imposible de cumplir por ejemplo todas las comunidades, foros, etc de acceso restringido --no público-- quedan fuera de vuestro escrutinio, y sin embargo es donde es más posible que se produzcan ese tipo de llamamientos y coordinaciones para influir en una votación o redacción de artículo. Intentar aplicar tal política es una tarea inabarcable e inacabable.

Al contrario, en mi modesta opinión la Wikipedia debería tener un canal oficial (por ejemplo un blog con sindicación RSS) donde se fueran anunciando oficialmente eventos y votaciones importantes de forma aseptica y no partidista. Aplicar una política como esa impide tal canal, con lo que se acaba de un plumazo con el único método para combatir los anuncios con intención (que es ofrecerlos sin intención).