jueves, mayo 14, 2009

Yo y el "twitter"

Por si alguno de los (escasos) lectores habituales aun no se ha enterado (que me extraña), sabed que también me podéis seguir en twitter. De hecho estoy muy activo allá (supongo que al menos mientras dure la fiebre inicial que nos entra a todos cuando empezamos en un lugar nuevo).

¿Por qué me resulta interesante Twitter?. Algunas ideas:

  • Release early, release often: el viejo adagio del open source que Eric S. Raymond popularizó en su ensayo "La Catedral y el Bazar". Y es que el hecho de tener que restringirte a un tamaño tan pequeño (140 caracteres máximo), tiene sus inconvenitentes pero tiene una ventaja innegable: es muy cómodo y rápido de hacer. En cambio para hacer esta entrada, he tenido que ponerme dos veces con ello (la primera una interrupción, y luego se ha quedado en borrador un par de días).
  • Conversacional: en ciertos momentos (o aspectos), es como estar en un chat, donde ves fluyendo lo que van contando los demás justo en ese momento, pero que incluso puedes seguir/interactuar en diferido (cosa que con el chat no puedes). Y además es un chat global, no está segmentado por temas, sino por personas: tú eliges a quien quieres escuchar (pero no eliges quien te puede escuchar).
  • El carácter conversacional da pie a tomarlo como una charla informal y distendida de temas que te interesan, más que en centrarte en hacer un análisis profundo y meditado sobre un tema (que es lo que en cierta forma te "exige" una entrada de un blog).
  • Diálogo desestructurado: los temas aparecen y se esconden cual Guadiana a golpe de actualidad, aunque permanecen como "ruido de fondo": siempre los puedes retomar cuando haya cosas nuevas que aportar/cuando tengas tiempo o ganas. Para los que somos muy dados a la procastinación nos viene al dedillo un sistema que se adapta a lo "caótico" de nuestro comportamiento (por el lado malo: no nos obliga a disciplinarnos como lo hacen otras herramientas que exigen un discurso mucho más estructurado, como el blog).
  • Brainstorming solipsista: me encanta lanzar ideas (incluso ideas locas o en fase embrionaria) como si fuera la pared de un frontón para que reboten y vuelvan. Aunque no le interesen a nadie. xD
¿Por qué no lo he usado antes? Bueno, la primera vez que oí hablar del concepto de microblogging lo asocié directamente a lo que hacían algunos blogs del principio de los tiempos, que consistían fundamentalmente en un bombardeo contínuo de frase+enlace, como si fuera literalmente un cuaderno de bitácora donde uno apuntaba cada enlace de su interés por el que navegaba. Yo he sido siempre más del, ejem, no sé como llamarlo, la opción "generar contenido", que puede ser original o reelaborado, pero que trataba de aportar un valor añadido a cada entrada de un blog, no simplemente servir de hub de distribución de enlaces. Más que nada, porque para eso cada vez hay mejores herramientas, empezando por Google. Si Twitter sólo fuera eso (distribuir enlaces), no lo utilizaría. No me molesta que otros lo hagan, y yo lo hago cuando creo que merece la pena, pero sería una herramienta que aporta muy poco si se limitara a eso. Afortunadamente, no lo es.

Tampoco lo utilizaría como especie de diario donde contar mi vida en directo. Yo particularmente no seguiría a nadie que sólo se dedicara a decir "llegando al aeropuerto", "en la T4", o "saliendo del hotel". Twittear desde el móvil como si fuera un sistema de geolocalización para nuestra legión de seguidores puede alimentar el ego de famosos y aspirantes a famosos, pero a mi particularmente no me aporta nada. Lo cual no quiere decir que porque alguien diga de vez en cuando algo por el estilo, me moleste. Depende de lo que sea, puede servir hasta para dar pie a comentar algo. Y la clave, en mi modesta opinión, de Twitter, es precisamente esa: comentar, conversar, dialogar. Todo lo que de pie a ello, vale.

Sea aqui, en Twitter, o donde sea, lo que está claro es que la conversación debe continuar. Estás invitado a ella.

Bonus: un gráfico que he sacado de Twitter, y que me ha encantado: theconversationprism.com.

2 comentarios:

hansard dijo...

Coincido bastante contigo! Lo cierto es que es un placer poder soltar un pensamiento o duda a esa gran oreja llamada twitter y saber que alguien, el que quiera, puede responderte e iniciar una gran conversación.

Un saludo!

Javier Cantero dijo...

;)