lunes, noviembre 06, 2006

Biblioteca distribuida

Cuando hablamos del tema del canon sobre las bibliotecas públicas (Recordemos, Hagamos un Calvo), se me ocurrió una idea para dar por saco al dichoso canon mediante el uso de las redes sociales, al estilo guerrilla, de los movimientos de la cultura libre, el software libre etc. Lo que pasa es que la deseché por excesivamente complicada. Hete aquí que me encuentro una evolución de Bookcrossing llamada BookMooch que va en ese sentido.

¿Cual es el principal problema que le veo yo a BookCrossing? Que dejar los libros "al aire libre" puede ser algo muy poético pero es poco práctico. Realmente no sabemos si el libro llegará a alguien que lo leerá, o simplemente terminará en la basura. Visto así dan pocas ganas de liberar libros, o estas se reducen a aquellos que tengas en menos estima (es decir, aquellos que ya tenían muchas papeletas de terminar en el cubo de la basura).

BookMooch se anuncia como una "comunidad para el intercambio de libros usados". El funcionamiento se basa en intercambiar tus libros por puntos, enviándoselos a quién te los solicite, y usar esos puntos para a su vez para solicitar libros de otras personas.

Más o menos es la idea de funcionamiento que tenía yo in mente para el concepto de "biblioteca distribuida", pero con una salvedad. En mi caso la idea era que los libros "pertenecían" a la biblioteca. De esta forma habría un periodo de tiempo que el receptor del libro podría emplear para leerlo, y a partir de ese periodo el libro quedaría en "depósito" para que otra persona con puntos lo pudiera solicitar.

Es decir, físicamente es como si cogiéramos una biblioteca y repartiéramos los libros para que cada uno guardara unos pocos. Luego los libros se irían moviendo de lugar en lugar según fueran siendo requeridos, siendo almacenados por el último lector hasta que fueran nuevamente requeridos por otro.

¿Qué ventaja le veo sobre BookMooch? Que en el caso de BookMooch al final no es más que un intercambio de libros, donde en vez de por dinero se intercambian por puntos (como los vales descuento que te dan en algunas tiendas cuando devuelves algo). Está bien como mercadillo de segunda mano. Pero si los libros que pueden ser más interesantes se los quedan unos pocos (y ya sabemos lo fetichistas que somos los lectores), el tráfico de libros será escaso. Con la "biblioteca distribuida" se va un pasito más allá, al permitir que más gente pueda leer el mismo ejemplar.

Claro que la idea no es que sea una biblioteca "pública". Para empezar, para que no apliquen el canon :-P. Segundo, porque el sistema de puntos me parece adecuado, y eso significa que para empezar a poder recibir, tienes que desprenderte de algún libro (lo que significa que debes tener algún libro, y además que sea lo suficientemente interesante como para que otros estén dispuestos a gastar puntos en él). Y también están los costes de envío, que me imagino que en BookMooch van a cargo del emisor, y que me parece lo más lógico. Ambas cosas unidas significan que el sistema no es completamente "gratuito" como lo es una biblioteca pública.

2 comentarios:

Ricardo G. Yayo dijo...

¿Sabías que en Sedice (que por tus entradas veo que a veces visitas) ya hay una iniciativa como la que comentas?
Se llama el Rincón del Lector.

Saludos.

Javier Cantero dijo...

Pues no, no lo conocía O:)